INFORMACIÓN CLAVE

 1. El virus del Zika se trasmite a través de la picadura de un mosquito infectado del género Aedes, el mismo que transmite el dengue y la chikungunya. También se puede transmitir sexualmente de un hombre a su pareja o de una madre a su bebé durante el embarazo.

2. Una de cada cinco personas infectadas por el virus del Zika desarrolla síntomas de la enfermedad.

3. Todavía no existen medicamentos ni vacunas contra el Zika; solo se pueden tratar los síntomas como la fiebre y los dolores.

4. Actualmente los científicos coinciden en que el virus del Zika es una de las causas de la microcefalia en nonatos y recién nacidos, así como de algunos trastornos neurológicos en los adultos, como es el caso del síndrome de Guillain-Barré.

5. La mejor manera de prevenir el Zika y otras enfermedades transmitidas por mosquitos es eliminar los criaderos de mosquitos y evitar las picaduras.

 

Los síntomas del Zika son muy parecidos a, y se pueden confundir con, los primeros síntomas del dengue o la chikungunya, aunque en el caso del Zika, la fiebre y los dolores musculares y articulares podrían ser más leves. Otros síntomas comunes del Zika son las erupciones o sarpullidos en la piel y la conjuntivitis (ojos enrojecidos).

 Tratamiento - Aún no existen medicamentos ni vacunas contra el Zika; solo se pueden tratar los síntomas como la fiebre y los dolores. NO se debe usar aspirina, ya que puede aumentar el riesgo de sangrado si los síntomas son causados por el dengue y no por el Zika. - Si está embarazada, debe buscar atención médica inmediatamente. - Visite un centro de salud para que los síntomas como el dolor, la fiebre y las erupciones que causan picor puedan ser tratados. - Descanse y beba líquidos en abundancia. - Si está tomando algún medicamento para otra enfermedad o afección, hable con su médico antes de tomar otro medicamento. - Si los síntomas empeoran, acuda al médico inmediatamente.

 

El virus se identificó en 1947 por primera vez en Uganda, específicamente en los bosques de Zika. Se descubrió en un mono Rhesus cuando se realizaba un estudio acerca de la transmisión de la fiebre amarilla en la selva. Análisis serológicos confirmaron la infección en seres humanos en Uganda y Tanzania en 1952, pero fue en 1968 que se logró aislar el virus con muestras provenientes de personas en Nigeria. Análisis genéticos han demostrado que existen dos grandes linajes en el virus: el africano y el asiático.

 

 

BROTES PREVIOS

En 2007 se registró la infección en la isla de Yap, que forma parte de Micronesia, en el Océano Pacífico. Fue la primera vez que se detectó el virus fuera de su área geográfica original: África y Asia. A finales de octubre de 2013, se inició un brote en la Polinesia Francesa, también en el Pacífico, en el que se identificaron 10.000 casos. De ese total, aproximadamente 70 fueron graves. Los pacientes desarrollaron complicaciones neurológicas, como meningoencefalitis, y autoinmunes, como leucopenia (disminución del nivel normal de leucocitos en la sangre). En febrero de 2014 las autoridades chilenas confirmaron un caso de transmisión autóctona en la Isla de Pascua. El mismo coincidió con un brote en Nueva Caledonia y las Islas Cook. Nuevamente en el Océano Pacífico.

 

 

En los últimos meses, el nombre de un virus desconocido hasta el momento en América Latina comenzó a circular: el zika, también conocido como ZIKAV o ZIKV. En febrero de 2015, las autoridades brasileñas comenzaron a investigar un brote de erupciones en la piel que afectaba a seis estados en la región noreste del país.

Todo sobre el Zika

Según la Organización Panamericana de la Salud, 20 países ya han reportado la detección del zika en su territorio: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guadalupe, Guatemala, Guyana, la Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, la isla de San Martín, Surinam y Venezuela.

Pero la OPS señala que el recuento crece cada día y considera que acabará llegando a todos los países de América Latina.

 

Otros recursos botones